Follow by Email

sábado, 26 de septiembre de 2015

Barra bravas de Vélez

Los Gámez, dinastía de barra bravas
 
Eran tiempos de corazón sano en los cuales los dueños de la tribuna no portaban armas de fuego ni tenían contactos políticos para trascender diferentes gobiernos. Hace treinta años no combatían por dinero ni existían internas en los grupos de choque. “No te borres que hay una banda sola, ésta es la banda de Pistola”, le cantaban a Raúl Gámez, ex líder de la hinchada de Vélez, actualmente presidente del club de Liniers.
 
Aunque el paso del tiempo y la responsabilidad de comandar los destinos de la institución lo obligaron a alejarse de los bombos y de las banderas, el legado barra aún se mantiene vigente. Gastón Martín Patricio Gámez, 44 años, hijo de Raúl, reconoce su origen tribunero y no le tiembla el pulso al momento de revelar los secretos de La Pandilla, como se autodenomina la facción violenta de Vélez.
 
“Ahora estoy del otro lado del mostrador pero tuve muchos privilegios de jovencito. De hecho me recibían en andas en el medio de la tribuna. Nosotros hicimos crecer la barra, pusimos micros para los hinchas y jamás les cobramos un peso, por eso siempre nos respetaron”.
Gastón viajó al Mundial de Sudáfrica junto a Hinchadas Unidas Argentinas, grupo financiado por un puntero kirchnerista. Por esos años tenía una parte del negocio de los trapitos en las cercanías al José Amalfitani. Junto a él se encontraba Marcos Lencina, ex líder de la barra, ya fallecido, a quien hace un tiempo se le colocó su nombre en forma de homenaje al complejo natatorio del mismísimo club.
 
En referencia a la recaudación en los recitales que se hacen en el José Amalfitani, Gastón no anda con vueltas al momento de blanquear un negocio millonario que excede al fútbol: “Me acuerdo cuando venía Luis Miguel era un lujo. Teníamos la posibilidad de hacer una diferencia económica que nos permitía relajarnos durante un tiempito. Arreglábamos con los que organizaban el espectáculo para cuidar a la gente. Le brindábamos seguridad en los shows y además estacionábamos los autos. No me parece mal que el hincha que va a todas las canchas tenga un pequeño privilegio dentro del club”.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario